Los beneficios y ventajas internas y externas de la implantación de medidas de Responsabilidad Social Corporativa en organizaciones son muy amplias y entre ellas podemos destacar:

  • Mejora de la reputación corporativa y reducción de riesgos reputacionales.
  • Ampliación de nuevas oportunidades de negocio.
  • Mejora de la productividad y la implicación de los trabajadores.
  • Más facilidad para obtener financiación y para acceder a contrataciones públicas.
  • Mejora de relaciones y oportunidades con proveedores y clientes.
  • Atracción de mejor talento en procesos de selección.
  • Mayor fidelización e implicación de los trabajadores y los clientes.
  • Crecimiento de la competitividad y la diferenciación frente a la competencia.
  • Mayor facilidad para la adaptación a cambios internos y externos.
  • Contribución al desarrollo sostenible y a la mitigación del cambio climático.