BLOG

El 67% de los españoles reconoce tener en cuenta si una marca es sostenible.

Según una encuesta realizada por la app y web Ofertia.com, Murcia, Canarias y País Vasco son las comunidades autónomas más responsables con el medio ambiente, frente a Navarra, Galicia y Baleares que muestran un menor compromiso en esta materia. Respecto a los factores a tener en cuenta a la hora de adquirir un producto/servicio, el 30% de los encuestados asegura llevar su propia bolsa al supermercado, el 15,6% reconoce fijarse sobre todo en la procedencia, primando los productos locales, el 13% apuesta por packs ahorro, seguido del 12,8% que utiliza catálogos de descuentos tipo Ofertia por el ahorro que supone no utilizar papel. Alimentación/supermercado es el sector en el que el usuario se muestra más comprometido medioambientalmente, ya que un 37, 2% confiesa evitar envases de plástico y comprar siempre productos locales.

La sociedad española está cada vez más comprometida con el medio ambiente y el ciudadano contribuye de forma individual al desarrollo sostenible del planeta. Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Tierra, Ofertia.com, la app y web que se ha convertido en el “aliado favorito“ de los consumidores a la hora de preparar y ahorrar en sus compras locales, ha realizado una encuesta entre sus usuarios para conocer cuáles son los hábitos de los españoles en este ámbito y desvelar si realmente son responsables con el medio ambiente.

El estudio ha desvelado que el 67% de los españoles reconoce tener en cuenta, a la hora de consumir un producto o servicio, si una marca es o no sostenible. Las razones que llevan a los usuarios a elegir una u otra, depende de varios factores.

El 15,6% asegura valorar la procedencia del producto, intentando adquirir aquellos que sean locales, seguido del 13% que intenta comprar a granel o productos envasados en grandes cantidades (packs ahorro); el 12,8% utiliza soportes digitales como catálogos de descuentos como Ofertia por el ahorro en papel que supone, seguido del 11% que prefiere adquirir productos de calidad que perduren más en el tiempo aunque supongan un mayor gasto económico. Solo un 7,3% asegura tratar de consumir productos de materiales sostenibles.

Continúa leyendo El 67% de los españoles reconoce tener en cuenta si una marca es sostenible.

¿Existe igualdad de género en las instituciones y en las empresas españolas?

Con el tiempo se hace más patente el hecho de que, en España, las empresas y las instituciones están lejos de cumplir la Ley de Igualdad de Género.

Hace diez años de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y los porcentajes siguen sin mejorar. La presencia de mujeres disminuye a medida que aumenta el tamaño de las empresas, aunque es a las grandes a las que se dirige esta ley.

Si analizamos el cumplimiento en las sociedades sujetas por el art. 75 de la Ley de Igualdad, las que no presentan cuentas abreviadas, tan solo el 13% tiene una presencia femenina superior al 40% en sus consejos; y entre las empresas que deben tener un Plan de Igualdad -las de más de 250 empleados- la proporción se reduce al 11%, según el estudio realizado por INFORMA D&B. No obstante, es curioso que los datos del estudio reflejan que el riesgo crediticio es menor en las empresas con mayor presencia femenina en sus consejos. En España, Banco Santander y Abertis son las empresas con más mujeres en sus consejos de administración.

Si escalamos hasta los puestos más altos de los organigramas de las empresas, vemos que la presencia de las mujeres es casi inexistente. Este fenómeno se conoce como techo de cristal, y hace referencia a la limitación del ascenso laboral del sexo femenino. Las mujeres tienen difícil avanzar en su carrera profesional y optar a los altos cargos. Según la fuente ya citada, el 66% de las sociedades españolas no cuenta con ninguna mujer en puestos directivos. Entre las empresas de más de 250 empleados el porcentaje sin mujeres directivas se reduce al 48%. Mientras que tan solo un 9% de las compañías no tienen ningún hombre en posiciones directivas.

Continúa leyendo ¿Existe igualdad de género en las instituciones y en las empresas españolas?

Cómo prevenir y enfrentar una crisis de reputación empresarial.

Ante las dificultades que enfrentan algunas organizaciones privadas y públicas, gobiernos y hasta las mismas personas naturales, cuando tienen salidas en falso por equivocaciones, malos manejos o actos de corrupción, ¿qué se puede hacer para cuidar ese valor intangible que se llama reputación?

El mundo cambió y la sociedad hiperconectada cobra esos errores sin misericordia, tanto en redes sociales y hasta en el mismo mercado, ocasionando millonarias pérdidas económicas a las empresas.

Por esta razón, la transparencia ya no es una opción, es una obligación. Así lo evidencian casos como los Wikileaks, los Panamá Papers, el Dieselgate o, recientemente, el escándalo de múltiples sobornos de la brasileña Odebrecht en Latinoamérica, que ya se investigan en 12 países por un estimado de 788 millones de dólares.

Por esta razón, EL COLOMBIANO habló con expertos en reputación con el fin de ofrecer algunas pautas que ayuden a enfrentar este tipo de situaciones que, no solo afectan a la empresa cuestionada, sino a otras del mismo sector, como ha pasado en Colombia con las firmas de infraestructura.

Primero, se aclara que reputación es diferente a buena imagen. La primera tiene que ver con reconocimiento de la compañía por parte de los stakeholders (grupos de interés). Es más de coherencia. En cambio, la segunda es una figura más empleada en mercadeo.

“Uno de los mitos que se tiene con la reputación es que es difícil de crear y fácil de perder”, afirmó Jaime Arteaga, director de la firma Arteaga & Asociados, representantes en Colombia de Merco (Monitor Empresarial de Reputación Corporativa).

Aclaró que la reputación sí es difícil de crear, pero es falso que sea fácil de perder, porque las empresas con mejores perspectivas también enfrentan crisis con dimensiones enormes. No obstante, “si han sido coherentes con lo que hacen y dicen hacer, son capaces de salir a flote rápido”.

Continúa leyendo Cómo prevenir y enfrentar una crisis de reputación empresarial.

Ocho conductas por las que un directivo puede acabar en la cárcel

Los tribunales están empezando a considerar como delitos ciertos comportamientos que hasta ahora se sancionaban como faltas administrativas. Aumenta así la responsabilidad penal de los empresarios.

El “siempre se ha hecho así” o “total, si sólo es un contrato” no servirá como atenuante para algunas conductas no poco habituales que se dan en algunos centros de trabajo. En los últimos años y cada vez de forma más creciente, se han tipificado como delitos comportamientos que hasta ahora estaban siendo sancionados simplemente como faltas por los juzgados de lo social o por la Inspección de Trabajo.

Montse Rodríguez, directora del área laboral de BDO Abogados, advierte de que muchos directivos aún no son conscientes de este cambio, ya que, en bastantes ocasiones, “son los propios jueces los que están pidiendo al Ministerio Fiscal que entre de oficio para analizar si hay delito penal en los casos que tienen entre manos”.

Estas conductas pueden comportar responsabilidad penal tanto para la empresa como para los directivos, que pueden acabar en la cárcel si no implantan las medidas necesarias a través de un programa de cumplimiento normativo para evitar este tipo de comportamientos en el seno de su empresa.

“Las responsabilidades penales no son asegurables, por lo que muchos directivos están asustándose ante las posibles consecuencias de este cambio de criterio para ser juzgados por la vía penal”, alerta Ricardo Balansó, director del área de procesal de BDO Abogados en Barcelona.

Continúa leyendo Ocho conductas por las que un directivo puede acabar en la cárcel

Reporting de sostenibilidad: los nuevos GRI Standards.

Acaba de ser publicada la última versión de los estándares de reporte de sostenibilidad del Global Reporting Initiative (GRI). Esta versión, que suplirán a la anterior G4, ha sido bautizada simplemente como GRI Standards.

Las nuevas normas GRI son dictadas por el Global Sustainability Standards Board (GSSB), organismo emisor de normas independiente del GRI, e incorporan los conceptos clave y las revelaciones de contempladas en las Directrices y el Manual de Aplicación G4, pero con una nueva y mejorada estructura y formato.

Por ahora toda la documentación relativa al nuevo estándar está en inglés.

Comentaremos ahora las nuevas normas, como una primera aproximación general para el lector basándonos en la presentación en inglés que la misma GRI hace de ellas y que está disponible en su web.

 

¿Qué características tienen estas nuevas normas?

Presentan una estructura más flexible y preparada para el futuro, asegurando que los estándares GRI permanecen actualizados y adecuados, y sus referencias tienen una mayor adecuación a las iniciativas políticas para permitir una mayor integración en los gobiernos y la legislación de los mercados en todo el mundo.

Han sido desarrolladas con múltiples contribuciones de las partes interesadas teniendo siempre en mente el interés público.

 

¿En qué cambian respecto a G4?

Los nuevos estándares tienen:

  • Nueva estructura modular: las normas ahora están organizadas como un conjunto modular de normas interrelacionadas.
  • Nuevo formato con requisitos más claros: el nuevo formato tiene claras distinciones entre Requisitos (indicados por “deberá”), Recomendaciones (“debería”) y Orientación.
  • Contenidos más claros: conceptos clave de G4 se han aclarado para mejorar la comprensión y la aplicación de las Normas. Por ejemplo ahora los contenidos de G4 (incluyendo indicadores) tienen identificadores únicos basados en el número de la guía (ej. el contenido G4-10 es ahora el 102-8, localizado en GRI 102: Contenidos Generales).
  • Mayor flexibilidad y transparencia en el uso de las normas: tanto para las organizaciones que preparan un informe de conformidad con las normas, como para las que los que utilizan guías concretas para reportar información específica.
  • Reedición general: el contenido de G4 ha sido editado para mayor claridad y se ha utilizado un lenguaje más sencillo.

gri-standards

Fuente: Global Reporting Initiative.

 

  Continúa leyendo Reporting de sostenibilidad: los nuevos GRI Standards.