BLOG

La transparencia salarial, clave para eliminar la brecha de género.

Un estudio publicado por Page Executive destaca los puntos clave necesarios para alcanzar una correcta transparencia empresarial, así como los límites para evitar desvirtuarla.

Page Executive, marca perteneciente PageGroup, consultora líder en la selección de talento cualificado, ha analizado la importancia de la transparencia empresarial como parte de su estudio anual “8 tendencias para ejecutivos 2019”. Así, se desgranan las causas que explican el aumento en la demanda social de trasparencia por parte de las empresas, las respuestas por parte del sector privado, y cómo afecta su inclusión en el mercado laboral y en los procesos de selección.

Actualmente, estamos en un momento en el que la información y la tecnología tienen un papel fundamental. Cada vez existen más mecanismos que permiten acceder a datos personales y esto exige, necesariamente, medidas para proteger y preservar la privacidad de la ciudadanía y su seguridad.

En este contexto, la transparencia se vuelve indispensable, y es la propia ciudadanía la que la demanda, no solo a las instituciones y al sector público, sino también al sector privado. Así, los trabajadores de las empresas consideran vital que las compañías sean transparentes interna y externamente tanto en sus funciones como en sus procesos de contratación. De hecho, un estudio realizado por Sprout Socialseñala que más del 86% de estadounidenses considera que la transparencia en las empresas es clave.

Continúa leyendo La transparencia salarial, clave para eliminar la brecha de género.

La opacidad es el principal desafío ético de la inteligencia artificial.

Las nuevas tecnologías asociadas con la inteligencia artificial (IA) representan una oportunidad para empresas e individuos, ya que permiten agilizar y aumentar la velocidad de los procesos, pero también plantean un desafío ético y social. Estos son los impactos que pretende analizar el Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA) que se presentó este martes en Google for Startups Campus.

“Nuestra intención es extraer todo el buen uso que prometen estas utilidades y eliminar los sesgos negativos que arrastran”, explicó la impulsora de la iniciativa, Idoia Salazar. La mayoría de las organizaciones están implementando códigos éticos en relación a la IA, sin embargo, estos estándares son insuficientes. Conocer la sociedad en la que se va a trabajar es fundamental para cumplir con este objetivo. “Los algoritmos pueden ayudarnos a ser más justos, pero hay que tener en cuenta que no se entiende la ética de la misma manera en todos los países ni en todos los momentos históricos, mientras que estas fórmulas sí se están aplicando de igual manera en todo el mundo”, criticó Marta Peirano, autora de El enemigo conoce el sistema(Editorial Debate), un libro sobre la sociedad y las telecomunicaciones en la era de la información.

Se trata de un asunto complejo que exige ser examinado desde varias perspectivas diferentes. Para el profesor de Ética de la Universidad Pontificia Comillas Javier Camacho, el problema reside en que, con frecuencia, este debate se analiza bajo una óptica meramente tecnológica. “La ética no es algo dicotómico de ceros y unos, sino que su relación con la IA tiene que ser un proceso multidisciplinar y dinámico, no se puede dejar todo en manos de los técnicos”, apoyó.

Continúa leyendo La opacidad es el principal desafío ético de la inteligencia artificial.

Dónde están los riesgos de la reputación corporativa en la era digital.

La forma en cómo se comunican hoy las organizaciones, especialmente durante una crisis, ha cambiado significativamente en los últimos 10 años. Antes, para dar una respuesta, quizá era suficiente un vocero hábil armado con mensajes estructurados para enfrentarse a los medios y con ello tener un alcance aceptable entre sus públicos de interés.

Hoy, se dice que “la tecnología ha democratizado la discusión”, pues prácticamente cualquier persona con un dispositivo móvil puede irrumpir en una conversación, emitiendo una queja o comentario que pueden contagiar a muchas otras personas. Se dice que se requieren entre 10 y 12 comentarios positivos para neutralizar uno negativo.

Las compañías, si bien están más expuestas en esta era de la transparencia y el escrutinio digital, también cuentan con algunos recursos para promover, proteger y preservar la reputación corporativa. Lo que sí es un hecho, es que para ello tienen que prepararse, participar y tomar una posición de liderazgo.

Las empresas no sólo necesitan estar escuchando (social listening), sino que deben desarrollar su propia estrategia para participar e influir en los foros de discusión. Las organizaciones necesitan crear sus propios seguidores no solo como una estrategia comercial, sino también para comunicarse con ellos durante situaciones delicadas.

Continúa leyendo Dónde están los riesgos de la reputación corporativa en la era digital.

El desperdicio de alimentos: más que un problema con costes millonarios.

En la Unión Europea se generan cada año 88 millones de toneladas de desperdicios de alimentos. Su gestión supone unos costes aproximados de 143 millones de euros, según los datos recogidos en el informe Fusions publicado en 2016 por la Comisión Europea.

Aparte del problema ético y económico que suponen estos desechos, hay una consecuencia más: las repercusiones que sobre el medioambiente está teniendo la explotación de recursos naturales limitados. Solo el desperdicio de alimentos genera aproximadamente el 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Con la alarmas activadas, se están poniendo en marcha diferentes iniciativas que están ayudando a paliar este desperdicio de alimentos y que afectan a todos los actores de la cadena. Empezando por aquellos que producen y procesan los alimentos, como agricultores y fabricantes, siguiendo por quienes los comercializan y, por supuesto, los consumidores.

Continúa leyendo El desperdicio de alimentos: más que un problema con costes millonarios.

Cómo medir en euros los resultados sociales de las empresas.

Lantegi Batuak es la iniciativa empresarial de mayor dimensión que existe en Bizkaia en el ámbito de la discapacidad y, especialmente, en la discapacidad intelectual. En ella trabajan 3.100 personas. Pese su carácter marcadamente social, también opera en el mercado. El 80% de la actividad de sus 25 centros de trabajo es industrial. Entre facturación y algunas subvenciones, anualmente mueve más de 100 millones de euros. Desde hace ocho años, la organización funciona con una doble contabilidad: la de carácter económico-financiero y la de carácter social. Y ambas comparten la misma unidad de medida: el dinero. Eso, medir las cosas en euros, todo el mundo lo entiende.

Y es que cuando una compañía contrata, por ejemplo, a 200 personas, en sus cuentas computa en negativo, como un gasto, lo que no deja de resultar paradójico considerando las consecuencias positivas, sociales y también económicas, en múltiples aspectos, de crear empleo. Más aún se da esta contradicción si hablamos de personas con discapacidad. De ahí la necesidad de medir otros parámetros.

Son cada vez más las empresas que realizan balances sociales que recogen su comportamiento ante determinados indicadores.  Pero no estamos hablando de eso. Hablamos de poder comparar los resultados económico-financieros con los resultados sociales, con los mismos parámetros.

Continúa leyendo Cómo medir en euros los resultados sociales de las empresas.