Las grandes empresas deberán informar de sus medidas de igualdad.

La nueva ley de información no financiera obligará a las compañías de más de 500 trabajadores a explicar su política social y medioambiental.

Las grandes empresas tendrán que informar públicamente cada año de las decisiones que tomen sobre igualdad de género, protección del medio ambiente, derechos humanos o lucha contra la corrupción. Junto al informe anual sobre resultados que están obligadas a presentar, tendrán que redactar otro sobre el impacto medioambiental y social de sus actividades. Así consta en el borrador del Anteproyecto de Ley sobre información no financiera de las grandes empresas aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

Según el borrador, que ha sido enviado al consejo de Estado para que emita su dictamen antes de que se inicie la tramitación parlamentaria, las grandes empresas tendrán que incluir esta nueva información en el informe anual de gestión que acompaña a las cuentas o en el informe de gobierno corporativo, en el caso de las empresas cotizadas. Según el texto, tienen consideración de grandes empresas todas aquellas con una media superior a 500 trabajadores en un ejercicio o las que durante dos ejercicios seguidos cumplan dos de estos requisitos: tener activos por más de 20 millones de euros, facturar más de 40 millones de euros o que la media de trabajadores sea superior a 250.

Continúa leyendo Las grandes empresas deberán informar de sus medidas de igualdad.

Reporting de sostenibilidad: los nuevos GRI Standards.

Acaba de ser publicada la última versión de los estándares de reporte de sostenibilidad del Global Reporting Initiative (GRI). Esta versión, que suplirán a la anterior G4, ha sido bautizada simplemente como GRI Standards.

Las nuevas normas GRI son dictadas por el Global Sustainability Standards Board (GSSB), organismo emisor de normas independiente del GRI, e incorporan los conceptos clave y las revelaciones de contempladas en las Directrices y el Manual de Aplicación G4, pero con una nueva y mejorada estructura y formato.

Por ahora toda la documentación relativa al nuevo estándar está en inglés.

Comentaremos ahora las nuevas normas, como una primera aproximación general para el lector basándonos en la presentación en inglés que la misma GRI hace de ellas y que está disponible en su web.

 

¿Qué características tienen estas nuevas normas?

Presentan una estructura más flexible y preparada para el futuro, asegurando que los estándares GRI permanecen actualizados y adecuados, y sus referencias tienen una mayor adecuación a las iniciativas políticas para permitir una mayor integración en los gobiernos y la legislación de los mercados en todo el mundo.

Han sido desarrolladas con múltiples contribuciones de las partes interesadas teniendo siempre en mente el interés público.

 

¿En qué cambian respecto a G4?

Los nuevos estándares tienen:

  • Nueva estructura modular: las normas ahora están organizadas como un conjunto modular de normas interrelacionadas.
  • Nuevo formato con requisitos más claros: el nuevo formato tiene claras distinciones entre Requisitos (indicados por “deberá”), Recomendaciones (“debería”) y Orientación.
  • Contenidos más claros: conceptos clave de G4 se han aclarado para mejorar la comprensión y la aplicación de las Normas. Por ejemplo ahora los contenidos de G4 (incluyendo indicadores) tienen identificadores únicos basados en el número de la guía (ej. el contenido G4-10 es ahora el 102-8, localizado en GRI 102: Contenidos Generales).
  • Mayor flexibilidad y transparencia en el uso de las normas: tanto para las organizaciones que preparan un informe de conformidad con las normas, como para las que los que utilizan guías concretas para reportar información específica.
  • Reedición general: el contenido de G4 ha sido editado para mayor claridad y se ha utilizado un lenguaje más sencillo.

gri-standards

Fuente: Global Reporting Initiative.

 

  Continúa leyendo Reporting de sostenibilidad: los nuevos GRI Standards.

Tendencias en reporting de RSC 2015: Influencia de la legislación y aseguramiento de los informes.

Hace pocos días se ha publicado el Estudio global de informes de Responsabilidad Corporativa 2015 de KPMG, tanto a nivel internacional como de España. El estudio a nivel internacional se compone de 3 partes en las que se tratan temas como la rendición de cuentas de las empresas en cuanto al carbono, la calidad del reporte de Responsabilidad Social Corporativa (en ambos casos teniendo en cuenta las empresas del llamado “G250” que son las 250 empresas principales del índice Fortune Global 500) y las tendencias en informes de RSC (en este caso usando las 100 principales empresas por facturación –N100- en cada uno de los 45 países donde se ha llevado a cabo el estudio).

El estudio a nivel de España contempla “las conclusiones correspondientes a las empresas españolas de la novena edición de la Encuesta global de reporting de Responsabilidad Corporativa de KPMG”.

Tras ojear ambos informes, dos han sido los asuntos que me han parecido de mayor interés de entre todos los datos ofrecidos.

El primer asunto se refiere a que, según el estudio a nivel internacional, el vector principal para que las empresas publiquen información no financiera es el legislativo. Un 92% de las empresas del G250 (con un pequeño descenso del 3% en los últimos 3 años) y un 73% de las del N100 (en pequeño crecimiento en los últimos 3 años) publican informes de RSC. Desde KPMG indican que esa estabilización sugiere que el aumento del reporting de RSC que pueda haber en el futuro será en menores incrementos de los que ha habido hasta ahora a no ser que la legislación haga obligatorios este tipo de informes, de la cual auguran que habrá una proliferación en los próximos años tomando como por ejemplo la Directiva Europea sobre informes no financieros que obligará a reportar sobre RSC a partir de 2017 a aproximadamente 6.000 de las más grandes empresas de Europa.

Últimamente se han introducido leyes estatales sobre reporting en países como Francia, India, Indonesia y Sudáfrica y en otros como Brasil, Malasia y Singapur la obligación ha provenido de los mercados de valores. Los requerimientos del reporting pueden ser muy amplios o centrarse en temas como emisiones de gases de efecto invernadero o minerales “conflictivos”.

Según KPMG difícilmente se conseguirá que las organizaciones reporten en RSC en un porcentaje mayor del 90% sin el “empuje” de una legislación que lo exija. Por tanto, podríamos decir que, sin los cambios anteriormente mencionados en la legislación, quizá habríamos llegado ya al “techo” en cuanto al % de grandes empresas que informan sobre su RSC.

Continúa leyendo Tendencias en reporting de RSC 2015: Influencia de la legislación y aseguramiento de los informes.

10 tendencias que habrá en la gestión de la reputación en 2020

¿Qué tiene que ver el Big Data con la reputación? Mucho más de lo que crees. Para el profesor Cees Van Riel y el investigador Marijke Baumann, el Big Data será una de las grandes tendencias a la hora de mejorar la percepción que tiene la sociedad de las compañías.

Cees Van Riel, cofundador del Instituto de Reputación y profesor de Comunicación Corporativa en la Universidad Rotterdam’s School of Management, y Marijke Baumann, jefe de investigación de la misma universidad, han identificado las 10 tendencias que habrá en la gestión de la reputación de las empresas en 2020.

  1. Primero tienes que saber quién eres y después ceñirte a ello. ¿Por qué hago lo que hago, de la manera en la que lo hago? Deberías poder dar respuesta a esta pregunta de forma sincera y sin apresurarte a dar una respuesta. La autenticidad es una necesidad.
  2. La revolución del Big Data tendrá consecuencias. En el año 2020 los datos reputacionales se integrarán en todos aquellos que afecten al negocio (estudios de mercado, información financiera, tendencias sociales, etc.). Como resultado, los datos referidos a la reputación ya no serán exclusivos del departamento de Comunicación Corporativa, sino que se tendrá que crear un área nueva.

Continúa leyendo 10 tendencias que habrá en la gestión de la reputación en 2020

El Ibex suspende en buenas prácticas

La transparencia no es el punto fuerte de la pequeñas y medianas (pymes) españolas y todavía no es un comportamiento interiorizado por las grandes corporaciones, las que por su posición y carácter multinacional están obligadas a presentar datos sobre sus compromisos medioambientales, sociales, con los Derechos Humanos o de buen gobierno.

El Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, una organización sin ánimo de lucro subvencionada por el Ministerio de Trabajo, lleva once años separando el trigo de la paja en su informe anual sobre las empresas del Ibex 35, y esta semana, en la presentación de la última edición, ha vuelto a insistir en que, salvo excepciones, la gran cantidad de información que las cotizadas aportan sobre responsabilidad social “carece todavía de rigurosidad, alcance, cantidad y calidad suficiente”.

En una escala del cero al cuatro, el Observatorio ha puntuado con una media del 1,21, un rotundo suspenso, al conjunto del índice bursátil. Sólo Red Eléctrica, que repite primera posición, pasa del aprobado raspado. Inditex, Gas Natural, Telefónica e Indra completan las cinco primeras posiciones. “Otro año más, la palabra estancamiento define las insuficientes variaciones registradas globalmente. Las empresas no han considerado como área estratégica y prioritaria la definición de sistemas de gestión de su RSC”, asegura el documento, en cuya elaboración han participado 22 analistas. Lamentan que en más de una ocasión las grandes sociedades españolas se limitan a ofrecer datos en un enfoque “puramente comunicativo y buenista”. En otras ni siquiera eso: de las 35 empresas del Ibex, las seis que ocupan las últimas posiciones en el ránking, Ebro Técnicas Reunidas, Viscofan, Dia, Jazztel y Grifols “no presentan información relevante sobre aspectos de RSC”.

Continúa leyendo El Ibex suspende en buenas prácticas