La RSC avanza en la estrategia de negocio de las empresas españolas.

Las políticas ambientales, sociales y de gobierno se han hecho ya hueco en el mundo empresarial, a la espera del nuevo impulso que le darán la nueva legislación y la Agenda 2030.

La sostenibilidad como herramienta de gestión empresarial, los factores que están contribuyendo a su impulso y los retos aún pendientes fueron algunas de las cuestiones abordadas en el V Observatorio sectorial sobre Responsabilidad Social Corporativa, organizado por EXPANSIÓN en colaboración con Philip Morris, Ferrovial, Ria Financial y Unicaja Banco.

“El tamaño e influencia de los equipos de RSC ha crecido en los últimos años en las empresas como respuesta a una mayor percepción del valor estratégico de la sostenibilidad, que ha pasado de ser apreciada por contribuir a mejorar la reputación a ser valorada por su aportación al valor del negocio”, aseguró el director general de Forética, Germán Granda, moderador de la jornada, citando el informe que la organización ha realizado sobre el estado de la RSE y la sostenibilidad.

Tendencias.

“Estamos de enhorabuena. El regulador, los gobiernos, el consumidor y el inversor están impulsando que la RSC empiece a ser una herramienta más de la gestión empresarial”, afirmó. Cristina Moral, gerente de RSC de Ferrovial, que citó cinco tendencias globales que, a su juicio, respaldan que la RSC forme parte de la estrategia. Entre ellas, la gran acogida de Agenda 2030 y la iniciativa de las empresas a cumplir los ODS de Naciones Unidas. “Apoyando la agenda, las compañías tienen la posibilidad de optimizar eficiencia y productividad, generar nuevas líneas de negocio o mejorar y hacer relaciones más sólidas con los grupos de interés”, indicó. Apuntó la economía baja en carbono como segunda tendencia, aunque “los gobiernos deben tener un compromiso firme para aplicar políticas nacionales que permitan a las empresas tener unos incentivos para esa transición energética y el cambio del modelo económico y de producción”.

A estas dos tendencias se suman la lupa que, a través de la normativa, se ha puesto sobre los consejos de administración y las retribuciones; la comunidad inversora “con un inversor ahora más sofisticado que busca aspectos como el comportamiento ambiental o cómo es el consejo”; y la entrada en vigor de la Ley de información no financiera, que obliga a divulgar la información social, ambiental y de diversidad, elevando el nivel de exigencia a las empresas y que convierte a España “en un país pionero” en el reporting.

Carmen Cerdán, directora de RRHH para Europa, Medio Oriente y Asia de Ria Financial, reiteró la importancia de esta Ley, que transpone la Directiva europea y acaba de ser aprobada. “También nos afecta porque somos una empresa con una actividad altamente regulada en áreas como el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, ya que la transmisión del dinero se hace de manera rápida y podemos ser un objetivo de posibles actividades fraudulentas. Ria se caracteriza por su perfil conservador y hay actividades que hemos dejado porque no lo veíamos claro. Es muy importante mantener unos estándares”.

“El sector financiero se mira con lupa”, asintió José María López, responsable de RSC de Unicaja Banco, que habló de la creciente presión sobre el sistema financiero, especialmente por parte de los reguladores, que cada vez dan más relevancia a la RSC. “Desde el punto de vista de la reputación, su imagen está perjudicada. Gracias a la RSC estamos tratando de recuperar la reputación perdida en un sistema financiero que se basa en contar con la confianza de la clientela. El Código de Buen Gobierno ha sido clave para las sociedades cotizadas y se ha avanzado mucho en materia de transparencia”, afirmó.

Al mismo tiempo, destacó el papel que debe desempeñar el sistema financiero para frenar el cambio climático. “No es el principal agente emisor de emisiones contaminantes pero su relevancia viene por la financiación, por facilitar fondos a las industrias que son más proclives a la defensa del medio ambiente y porque haya una transición ordenada hacia otro modelo económico”.

Para Philip Morris ha habido una clara evolución en materia de sostenibilidad. “Hemos pasado de la foto a entender que es clave y que tiene que estar integrado en la estrategia de negocio”, indicó Ainhoa Capdevila, responsable de Comunicación y RSC en España de la compañía, que ha apostado por la innovación responsable en el proceso de transformación de su negocio, sustituyendo los cigarrillos por productos (como el dispositivo electrónico Iqos) que reduzcan el daño que puede provocar en la salud del consumidor que quiere seguir fumando.

Un cambio que seguirá avanzando. “Quiero pensar que, pese a que estamos en un momento de incertidumbre a muchos niveles, esto es imparable. Aun tenemos que avanzar pero, cuando somos capaces de transformar lo que hacemos con el consumidor, cambia todo lo demás, la relación con la cadena de valor, la mentalidad de liderazgo, la relación con el empleado, con la sociedad y el medio ambiente”, aseguró.

Convencimiento.

Una idea que compartió Carmen Cerdán de Ria Financial, de la RSC como “un elemento muy poderoso para convencer a la mayoría de la gente. Pasa igual internamente. Cuando lo comunicas a los empleados y entienden porqué están trabajando y en qué impacta su trabajo, no hacen falta más discursos”.

Pero en ese proceso de avance, los tiempos son importantes. “Es fundamental que, con los cambios legislativos y políticos que se están produciendo en torno a la sostenibilidad, las empresas tengamos una estrategia a no más de tres años en RSC para marcarnos objetivos cuantitativos y ambiciosos teniendo en cuenta las grandes tendencias, porque esto está cambiando rápidamente”, aseguró Cristina Moral de Ferrovial. Carmen Cerdán y Ainhoa Capdevila compartieron su mensaje. “Los planes tienen que ser efectivamente a más corto plazo porque hay factores como el cambio tecnológico que hacen que tu producto y el mercado cambien enormemente y, a lo mejor, cambia hasta tu cliente”, según la responsable de Ria Financial. “Antes trabajábamos con planes de tres o cinco años y teníamos una visión más a largo plazo. Esta revolución tecnológica nos obliga a todos a trabajar casi en un modelo de emprendimiento permanente”, añadió la directiva de Philip Morris.

 

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/2019/01/15/5c3ceb9b22601d3e738b4582.html

El Dow Jones de Sostenibilidad eleva el listón de exigencias a las empresas

El índice de gobierno y sostenibilidad más importante obliga a los grupos a mejorar. Dieciséis empresas de la Bolsa española estarán en la nueva composición.

El próximo lunes 24, el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) estrenará composición. El índice bursátil más importante en materia de gobierno y sostenibilidad ambiental y social, lanzado por S&P Dow Jones Indices y RobecoSAM, ha revisado un año más sus criterios de valoración y cuestionarios, elevando así las exigencias y la competitividad entre las empresas para estar presentes en la lista.

Para esta edición se invitó a 3.504 empresas a participar en el proceso de evaluación (una treintena españolas), de las que las 2.521 mayores por capitalización formarían parte del universo elegible para el DSJI World (607 para el DSJI Europa). Todas ellas se han sometido a una metodología que evalúa sus políticas relacionadas con riesgos, código de conducta, corrupción, diálogo con grupos de interés, cambio climático y biodiversidad, prácticas laborales, derechos humanos, cadena de suministro o filantropía para conocer sus avances sociales, ambientales y de gobernanza.

 

Continúa leyendo El Dow Jones de Sostenibilidad eleva el listón de exigencias a las empresas

Las grandes empresas deberán informar de sus medidas de igualdad.

La nueva ley de información no financiera obligará a las compañías de más de 500 trabajadores a explicar su política social y medioambiental.

Las grandes empresas tendrán que informar públicamente cada año de las decisiones que tomen sobre igualdad de género, protección del medio ambiente, derechos humanos o lucha contra la corrupción. Junto al informe anual sobre resultados que están obligadas a presentar, tendrán que redactar otro sobre el impacto medioambiental y social de sus actividades. Así consta en el borrador del Anteproyecto de Ley sobre información no financiera de las grandes empresas aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

Según el borrador, que ha sido enviado al consejo de Estado para que emita su dictamen antes de que se inicie la tramitación parlamentaria, las grandes empresas tendrán que incluir esta nueva información en el informe anual de gestión que acompaña a las cuentas o en el informe de gobierno corporativo, en el caso de las empresas cotizadas. Según el texto, tienen consideración de grandes empresas todas aquellas con una media superior a 500 trabajadores en un ejercicio o las que durante dos ejercicios seguidos cumplan dos de estos requisitos: tener activos por más de 20 millones de euros, facturar más de 40 millones de euros o que la media de trabajadores sea superior a 250.

Continúa leyendo Las grandes empresas deberán informar de sus medidas de igualdad.

La responsabilidad social hace mucho más que mejorar tu imagen. ¿Conoces los beneficios?

Siempre que hablamos de responsabilidad social (RSE), hablamos del bien que traerá consigo no solo para la sociedad y el planeta, sino para tu compañía. No obstante, la RSE no es exclusiva del sector privado; el gobierno y las organizaciones sin fines de lucro también necesitan implementar iniciativas bien estructuradas para obtener resultados exitosos.

Diseñar estrategias para realizar proyectos externos es muy recomendable, pero llevar a cabo pequeñas acciones dentro de tu empresa u organización no debe ser subestimado. No solo se trata de cuidar el bienestar físico y emocional de tus colaboradores, tienes que procurar que ellos igualmente adquieran una conciencia responsable y divulguen esas buenas prácticas.

Según estadísticas de Double the Donation, el 55% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos que provengan de compañías socialmente responsables, y el 93% de los 250 corporativos más grandes a nivel mundial publican informes de sostenibilidad anualmente. Este par de datos comprueban que la consolidación de la RSE en el núcleo de las empresas va por buen camino.

Si la mayoría de las grandes empresas ya están contribuyendo activamente a la responsabilidad social, es buen momento para que las PyMEs vayan incorporando la RSE a sus funciones diarias, y para que otras organizaciones mejoren la planificación de sus iniciativas y consigan un mayor impacto. La responsabilidad social trae diversas ventajas y Double Donation enlista unas cuantas.

Continúa leyendo La responsabilidad social hace mucho más que mejorar tu imagen. ¿Conoces los beneficios?

Ocho conductas por las que un directivo puede acabar en la cárcel

Los tribunales están empezando a considerar como delitos ciertos comportamientos que hasta ahora se sancionaban como faltas administrativas. Aumenta así la responsabilidad penal de los empresarios.

El “siempre se ha hecho así” o “total, si sólo es un contrato” no servirá como atenuante para algunas conductas no poco habituales que se dan en algunos centros de trabajo. En los últimos años y cada vez de forma más creciente, se han tipificado como delitos comportamientos que hasta ahora estaban siendo sancionados simplemente como faltas por los juzgados de lo social o por la Inspección de Trabajo.

Montse Rodríguez, directora del área laboral de BDO Abogados, advierte de que muchos directivos aún no son conscientes de este cambio, ya que, en bastantes ocasiones, “son los propios jueces los que están pidiendo al Ministerio Fiscal que entre de oficio para analizar si hay delito penal en los casos que tienen entre manos”.

Estas conductas pueden comportar responsabilidad penal tanto para la empresa como para los directivos, que pueden acabar en la cárcel si no implantan las medidas necesarias a través de un programa de cumplimiento normativo para evitar este tipo de comportamientos en el seno de su empresa.

“Las responsabilidades penales no son asegurables, por lo que muchos directivos están asustándose ante las posibles consecuencias de este cambio de criterio para ser juzgados por la vía penal”, alerta Ricardo Balansó, director del área de procesal de BDO Abogados en Barcelona.

Continúa leyendo Ocho conductas por las que un directivo puede acabar en la cárcel