La igualdad en los consejos avanza a buen ritmo, pero requiere tiempo.

La presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas del Ibex 35 equivale ya al 30% del total de los puestos y cumple así de forma agregada con el objetivo recomendado para este año por el Código de Buen Gobierno que la CNMV aprobó en 2015. Con la veintena de nombramientos efectuados hasta el momento en este ejercicio, las cotizadas cuentan con 139 consejeras sobre 457 puestos, exactamente el 30,4% del total. De ellas, la mayor parte son externas –algunas de ellas dominicales y la mayoría independientes– y muy pocas tienen la condición de consejeras ejecutivas, una circunstancia que refleja que las mujeres han alcanzado representación, pero no poder de ejecución en las compañías. Un análisis más detallado revela, en cualquier caso, que ese 30% de presencia femenina dista mucho de ser homogéneo.

Hay 21 que han cruzado ese listón y tienen ya –o han propuesto a sus juntas de accionistas tener– ese porcentaje de mujeres en las cúpulas, pero las 14 restantes no han alcanzado el objetivo y 7 de ellas están todavía por debajo del 25%. Muchas empresas cotizadas que no están en el Ibex tampoco cumplen.

Los análisis en materia de avance en la consecución de objetivos, ya se trate de este o de cualquier otro ámbito, requieren tener en cuenta no solo las metas, sino también los puntos de partida. Desde esa perspectiva, el balance del cumplimiento de las cotizadas españolas a día de hoy constituye un logro importante y un paso adelante hacia el cumplimiento efectivo del principio de igualdad de oportunidades entre los sexos, además de suponer un indiscutible enriquecimiento para las compañías en términos de diversidad profesional y de gestión del negocio. Es, además, la respuesta a una exigencia contenida en la Ley de Sociedades de Capital, que insta a que los procedimientos de elección de los miembros de los consejos “faciliten la selección de consejeras en un número que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres”.

A la vista de la radiografía que ofrecen las compañías del Ibex y pese a los indiscutibles avances, todavía queda camino que recorrer para alcanzar ese equilibro, dado que hay un buen número de empresas que no llegan al 30%. Precisamente por ello, la CNMV debería pensar, a la luz de las opiniones recabadas, si no es algo preciptada su propuesta de reforma del Código de Buen Gobierno para elevar el porcentaje recomendado de presencia femenina de forma directa hasta el 40% y con efecto inmediato. De repente, casi nadie cumpliría (y en la práctica casi nadie sería señalado por incumplir). Esta es una transformación clave y que está en marcha, pero que como todo proceso efectivo, y no solo nominal, requiere su tiempo.

 

Fuente: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/05/25/opinion/1590429823_636798.html