El desperdicio de alimentos: más que un problema con costes millonarios.

En la Unión Europea se generan cada año 88 millones de toneladas de desperdicios de alimentos. Su gestión supone unos costes aproximados de 143 millones de euros, según los datos recogidos en el informe Fusions publicado en 2016 por la Comisión Europea.

Aparte del problema ético y económico que suponen estos desechos, hay una consecuencia más: las repercusiones que sobre el medioambiente está teniendo la explotación de recursos naturales limitados. Solo el desperdicio de alimentos genera aproximadamente el 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Con la alarmas activadas, se están poniendo en marcha diferentes iniciativas que están ayudando a paliar este desperdicio de alimentos y que afectan a todos los actores de la cadena. Empezando por aquellos que producen y procesan los alimentos, como agricultores y fabricantes, siguiendo por quienes los comercializan y, por supuesto, los consumidores.

 

Inteligencia artificial para mejorar la producción.

En el caso de los productores, la digitalización de parte de sus procesos está mejorando sensiblemente las políticas de sostenibilidad. En esta transformación las tecnologías de inteligencia artificial (IA) están jugando un papel esencial en plantas como la de DVNutrition.

Este fabricante neerlandés produce más de 10.000 toneladas de proteína de suero al año. Tiene que tomar decisiones durante todo el proceso de producción para que nada se eche a perder. Para ello, y con la colaboración del proveedor de soluciones TIC, Axians, han creado un gemelo digital. Gracias a este sistema es posible ajustar la planificación operativa casi en tiempo real según las necesidades de la planta.

Combinando la experiencia de sus operarios con información basada en datos y analítica predictiva, DVNutrition es capaz de ralentizar e incluso detener la producción cuando se llena el tanque de almacenamiento. El siguiente paso es usar esta información para mejorar la calidad de sus productos.

Tetra Pak, empresa sueca dedicada al procesamiento de alimentos y fabricante de envases, también está desarrollando sistemas que funcionan con IA. Uno de ellos consiste en tomar fotografías de cada uno de los envases que salen de la línea de producción. A continuación, se analizan automáticamente para reducir los fallos. Su calidad y apariencia (arrugas, muescas o grietas) es una de las principales causas del desperdicio de alimentos

“Una sola máquina fabrica unos siete envases por segundo. Esto hace que la inspección manual individual de cada envase resulte inviable”, afirma Johan Nilsson, vicepresidente de soluciones industriales y digitales 4.0 de Tetra Pak. “Con esta tecnología, Tetra Pak puede garantizar la calidad y la apariencia que se les exige a nuestros envases”.

 

Soluciones en nuestra mano.

En cuanto a los consumidores, más allá de hacer la compra de una forma más racional y tratar de reutilizar de forma creativa aquellos alimentos que se van quedando en el frigorífico y la despensa, hay aplicaciones que ayudan a reducir ese desperdicio de alimentos. Una de ellas es To Good To Go.

Esta app permite a los establecimientos vender sus alimentos sobrantes y en buen estado a precios reducidos en lugar de tirarlos. Los usuarios solo tienen que elegir entre la lista disponible de locales. Cuando estén listos recibirán una notificación para ir a recoger su pedido. Por cierto, lo que incluye el paquete no siempre se puede elegir, pero los productos tienen descuentos de hasta el 70%. Con una filosofía similar en España hay otras alternativas como las de WeSaveEat o Yonodesperdicio.

Otra iniciativa para evitar el desperdicio de comida es la que han puesto en marcha en Soy Comida Perfecta. En este caso recuperan los productos sobrantes de fabricantes y supermercados. Bien porque está cercana su fecha de caducidad o bien por imperfecciones en el empaquetado. Desde su aplicación o web se puede confeccionar un carrito de la compra con descuentos de hasta un 80%. De momento, solo está operativa en Barcelona.

Nice to eat you tiene una filosofía similar: aprovechar los alimentos que otros desechan. En este caso restaurantes y establecimientos hosteleros. Solo hay que registrarse y elegir entre la oferta disponible para confeccionar un pedido. El descuento mínimo es del 40%.

Todas esta iniciativas no solo contribuyen a ahorrar en nuestra lista de la compra, también a fortalecer la sostenibilidad del sistema alimentario. Además de contribuir con ello a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU para 2030. Entre los que se incluyen hambre cero, el fin de la pobreza y acción por el clima. Todos ellos directamente relacionados con una producción y consumo más responsable de los alimentos.

 

Fuente: https://www.nobbot.com/personas/desperdicio-alimentos/