El desperdicio de alimentos: más que un problema con costes millonarios.

En la Unión Europea se generan cada año 88 millones de toneladas de desperdicios de alimentos. Su gestión supone unos costes aproximados de 143 millones de euros, según los datos recogidos en el informe Fusions publicado en 2016 por la Comisión Europea.

Aparte del problema ético y económico que suponen estos desechos, hay una consecuencia más: las repercusiones que sobre el medioambiente está teniendo la explotación de recursos naturales limitados. Solo el desperdicio de alimentos genera aproximadamente el 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Con la alarmas activadas, se están poniendo en marcha diferentes iniciativas que están ayudando a paliar este desperdicio de alimentos y que afectan a todos los actores de la cadena. Empezando por aquellos que producen y procesan los alimentos, como agricultores y fabricantes, siguiendo por quienes los comercializan y, por supuesto, los consumidores.

Continúa leyendo El desperdicio de alimentos: más que un problema con costes millonarios.