Reducir el tiempo de desplazamiento al trabajo ahorraría 214 millones de toneladas de CO2.

Un incremento del trabajo flexible reduciría los niveles de dióxido de carbono en 214 millones de toneladas al año para el 2030, según un nuevo estudio de Regus, proveedor global de espacios de trabajo.

Este análisis, realizado por investigadores independientes, ha revelado que si aumentara el uso de espacios de trabajo flexible, los profesionales podrían ahorrar 3.530 millones de horas de desplazamiento al trabajo cada año hasta el 2030. Asimismo, la cantidad de dióxido de carbono que se reduciría gracias a esta disminución de horas invertidas en desplazarse al trabajo es equivalente al carbono que absorberían 5.500 millones de árboles en un periodo de 10 años.

Regus también ha calculado cuál sería el impacto que tendría de ahora a 2030 el impulso de los espacios de trabajo flexibles. El estudioha analizado 16 países de todo el mundo, pronosticando que un aumento del trabajo flexible en estos países contribuiría en más de 8,6 billones de eurosa la economía global para el 2030.

Continúa leyendo Reducir el tiempo de desplazamiento al trabajo ahorraría 214 millones de toneladas de CO2.