Las empresas fijan objetivos de sosteniblidad a sus directivos en el bonus.

Las compañías han rediseñado los planes de retribución de sus directivos para incluir el desarrollo sostenible y la gobernanza en sus sueldos.

Los grandes inversores, asesores de voto y accionistas están cada vez más preocupados por la sostenibilidad y es frecuente que los directivos hablen del impacto social y ambiental del negocio. Este auge ha hecho que las compañías vinculen el sueldo de sus ejecutivos con métricas de sostenibilidad y buen gobierno. El 53,8% de las sociedades del S&P 500 liga la compensación con la sostenibilidad, según un informe de GMI Ratings, pero sólo el 16% menciona las métricas específicas empleadas para medir su actividad. Vincular el logro de hitos relacionados con la sostenibilidad y el gobierno al salario de los primeros ejecutivos, la alta dirección y los empleados es una práctica habitual en muchos grupos del Ibex.

Acciona fue una de las primeras en hacerlo. La valoración anual del desempeño de sus consejeros ejecutivos incluye objetivos concretos de sostenibilidad, siguiendo el Bono Acciona, implantado en 2012 para los empleados con variable. Según las metas del Plan Director de Sostenibilidad, el Bono se ha extendido a todas las divisiones (cerca del 3,5% de los objetivos ligados a sostenibilidad definidos para cada una de las áreas) y en los principales países. En 2016, último dato disponible, más de 3.100 empleados de Acciona se beneficiaron del Bono (el 95 % de los directivos y el 90% los de gerentes de estructura), ampliándose a parte del personal técnico y de soporte.

Construcción y energía

Lo ha hecho, asimismo, otro grupo de infraestructuras. En Ferrovial, el gobierno corporativo y el funcionamiento del consejo y de la comisión ejecutiva forman parte de los objetivos cualitativos ligados a la retribución variable del presidente, Rafael del Pino. Para el consejero delegado, Íñigo Meirás, figuran el impulso a la innovación y la RSC-Sostenibilidad, la relación con los grupos de interés o la seguridad y salud de los empleados.

Los grupos energéticos también siguen esta tendencia. Los accionistas de Iberdrola aprobaron en 2017 un bono estratégico que vincula, hasta 2019, el variable de consejeros ejecutivos y altos directivos a diversos parámetros, entre ellos, la reducción de emisiones de CO2. La eléctrica ya incluía la presencia en los índices de sostenibilidad o la mayor cuota femenina en puestos relevantes.

Endesa, por su parte, incorpora aspectos no financieros como seguridad y reducción de índices de accidentalidad, eficiencia y calidad del servicio, así como gobierno corporativo y sostenibilidad. El modelo retributivo de Enagás incluye la sostenibilidad dentro de los objetivos plurianuales para recibir el variable. El desarrollo de iniciativas de RSC y buen gobierno es una de las cuatro líneas generales establecidas en el bonus del presidente, Antonio Llardén, y del consejero delegado, Marcelino Oreja. Los consejeros ejecutivos, al igual que los miembros del comité de dirección y otros directivos, perciben los incentivos según el cumplimiento de cuatro objetivos, alineados con el plan estratégico. Entre esos cuatro se encuentra el plan de sostenibilidad, que tiene un peso del 10%, y en el que se evalúan aspectos como la huella de carbono y la eficiencia energética, la sostenibilidad de la cadena de suministro, la no discriminación, el compromiso de los empleados, la satisfacción de los clientes o el voluntariado.

Red Eléctrica, mientras, incorporó en 2015 criterios ESG (ambientales, sociales y de gobierno) para calcular la retribución variable de los directivos de primer nivel, empezando por el consejero delegado, Juan Lasala. El 10% de la retribución variable plurianual depende del cumplimiento del programa de sostenibilidad.

La retribución variable anual del consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, está vinculada a objetivos cuantitativos de negocio, entre ellos de sostenibilidad, y al índice de frecuencia de accidentes, con un peso global del 5%. Para el consejero y secretario general, Luis Suárez de Lezo, la retribución variable contempla la sostenibilidad y el gobierno corporativo, entre otros. Los hitos de Siemens Gamesa consideran el desempeño en sostenibilidad. El anterior CEO, Ignacio Martín, sustituido el año pasado, tenía su bonus ligado al aumento de la puntuación otorgada al grupo por RobecoSAM, que hace los análisis para el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), con un peso del 10%.

Clientes

La orientación y satisfacción de los clientes, y su vinculación, son criterios prioritarios para entidades como Banco Sabadell, Bankia, Bankinter (el variable queda condicionado también al riesgo reputacional) y BBVA. Santander añade factores de gestión de personas (cultura y compromiso), la sociedad y los elementos relacionados con la gestión responsable.

El buen gobierno corporativo y la sostenibilidad son relevantes en el programa retributivo de Inditex. Para 2018, el 15% de la retribución variable anual del presidente ejecutivo estará ligada a los avances en las políticas de sostenibilidad social y ambiental, medidos por la incorporación de tiendas a los parámetros de ecoeficiencia, las auditorías a proveedores y el control de vertidos en el marco del Compromiso de Vertido Cero; los avances en gobierno corporativo (grado de cumplimiento de las recomendaciones del Código de Buen Gobierno y el alineamiento con las mejores prácticas internacionales); y los avances en la implantación de los programas de diversidad y cumplimiento (aprobación de normativa interna y grado de implantación internacional).

 

Fuente: http://www.expansion.com/empresas/2018/03/18/5aae699d22601dee688b45e1.html